Esa intuición fue lo que me condujo al Yoga y a la búsqueda de un camino propio.  El Yoga apareció durante mi primer viaje a la India a los 17 años, aquel viaje marcó un antes y un después, cambiando totalmente mi mirada tanto del mundo interno como del mundo externo. Un fortuito e intenso encuentro con tres sadhus, yogis renunciantes, fue el mayor revulsivo, me mostraron una puerta por donde sin dudarlo entré. Al volver a España comencé estudios de Yoga en la escuela Sivananda de Madrid.

Leer biografía completa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.