atendiendo a las diferentes esferas que componen lo humano: lo físico, emocional, mental y trascendental. En un lenguaje más especializado, se realizan prácticas de: shatkarma-ejercicios de purificación, asana-diferentes posturas cuyo fin último es llegar a una firme y relajada postura de meditación,  pranayama-el movimiento de la energía vital relacionada con la respiración, mudra-gestos psíquicos, bandha- cierres energéticos, mantra- el sonido transformador, dharana-concentración de la mente que desemboca en dhyana-estado de meditación.