Hay diferentes vías en el Yoga según sea el foco de su práctica, sin embargo todas ellas están íntimamente relacionadas, al fin Yoga solo hay uno. Los textos de yoga clásicos nos transmiten las siguientes vías:

El centro de la práctica de Hatha Yoga es el cuerpo, la mente y la respiración, y su fin es una purificación, desde lo más material a lo más sutil, junto con una transformación, de la cual surgirá un equilibrio de las energías internas y un profundo estado de consciencia. Se suele describir como “Yoga físico”.

El foco del Raj Yoga, o Yoga regio, es la mente, la consciencia. El más clásico es el Ashtanga Yoga de Patanjali, el yoga de los ocho miembros o pasos que posibilitan a la mente situarse en el estado de meditación y más allá, en el trascendental. Otros caminos de Raj Yoga: Kundalini Yoga y Kriya Yoga. Se complementa con el Hatha Yoga, el cual es una buena preparación para mantener la postura estática de meditación. Se conoce como “Yoga mental”.

Yoga es aquietar las fluctuaciones de la mente.“Yoga Sutra” Patanjali”

Yoga de la acción. El fin es la acción consciente y desinteresada, actuando de manera excelente, con plena atención y sin esperar los frutos de la acción. La acción ejecutada con la atención puesta más en el proceso que en el resultado en sí. Desemboca en un amor incondicional.

Sirve, Ama, Da, Purifícate, Medita, Realízate. Swami Sivanada

Yoga devocional o del amor incondicional. Canalizando adecuadamente las emociones y los sentimientos, y después de un proceso de transformación, surgen naturalmente el amor puro y la devoción y la persona se sitúa en la expresión del amor incondicional. Desemboca en un profundo y real conocimiento.

Nad es el sonido o vibración sutil. En los textos clásicos de India se describe que el universo se materializó desde una primera vibración sutil, el sonido Om. De este sonido primordial surgió todo el universo manifestado.

Nad Yoga es el Yoga del Sonido sutil. Es la vía del Yoga que usa el sonido como medio para ampliar la conciencia y conectar con el todo, entrando en un estado meditativo. En la práctica de Nad Yoga se desarrolla una atención gradual desde los sonidos externos, audibles, hacia los sonidos internos, cada vez más sutiles.

Sumergirnos en la vibración del sonido es acceder a la esencia de nuestro Ser.

Yoga del discernimiento. Usando el conocimiento intelectual pero principalmente a través del conocimiento intuitivo y de la propia indagación, el practicante se deshace de sus identificaciones y condicionamientos para llegar a conocer su naturaleza más profunda. Es la sabiduría o conocimiento real.

La práctica equilibrada de estas vías del Yoga es lo que se conoce como Yoga Integral, aunque cada persona encontrará mayor afinidad con alguna vía en concreto.

Cuando la práctica de Yoga se integra en la propia vida, el Yoga se convierte en una “manera de vivir” que permite afrontar las circunstancias con mayor aceptación y desapego, trayendo una mayor serenidad a nuestra vida.